Verso De La Biblia Del Día

A ti que visitas esta página...

Te damos la más cordial bienvenida a esta bitácora, dedicada a la Santísima Virgen María de Coromoto, Patrona de Venezuela, y a Su Divino Hijo Nuestro Señor Jesucristo Realmente Presente en el Santísimo y Divinísimo Sacramento del Altar en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Te pedimos que te unas a nuestra cadena de oración permanente, con oraciones, rosarios, misas, meditaciones, ayunos, etc., lo que desees y puedas hacer, por nosotros, por ti y tus necesidades y angustias, y sobre todas las cosas, por la paz del mundo entero, la paz de tu país y la paz de Venezuela. Siempre tengamos presente dar las gracias a Dios, porque es Él la Fuente Inagotable de todos los milagros...
Los amigos de Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela

martes, 13 de noviembre de 2007

Poema-Oración a Nuestra Señora de Coromoto

Cuando la Virgen María se apareció ante el cacique Coromoto, de la tribu de los indígenas Cospes (o Coromotos) en 1652, fue para ofrendar Su Milagrosa imagen como prenda de Amor, Fe y Esperanza para toda Venezuela. Aquí recogemos diversas oraciones y plegarias, y se publicarán sus portentos y milagros, escritos incluso en forma de poemas para mayor honor y gloria de Dios y de Su Santísima Madre, María de Coromoto, la Celestial Patrona de Venezuela y de todos los venezolanos.

Este es el caso que en ocasión del Tricentenario de las apariciones de la Madre de Dios en nuestro suelo, los poetas guanareños Luis Barrios Cruz y Julio Ramos, escribieron un poemario, y se compilaron en un rarísimo ejemplar, un libro que tuvo un tiraje de 50.000 librillos, titulado ROMANCERO DE LA COROMOTO * Homenaje en el Tricentenario, ilustrado con dibujos del célebre artista plástico Carlos Cruz Diez, poemas que iremos dando a conocer, unos pocos de ellos, dado el estado de preservación del libro que tenemos en nuestra colección. El último poema de la obra lo hemos visto como una oración consagrando a toda Venezuela a la Celestial Patrona, y su belleza llega a niveles de lirismo que bien podría, incluso, llevarse a canción. Por respeto a la pluma de Luis Barrios Cruz, conservamos la ortografía y redacción del original. Helo aquí, para ustedes:

PATRONA DE VENEZUELA


Señora del Coromoto,
Patrona de Venezuela,
la más esplendente guía

en estas cálidas tierras

donde con ella no hay sombra

y sin su luz hay miseria,

donde con ella no hay sustos
y zozobras hay sin ella,
Señora del Coromoto la de celestes promesas,

de ti nos venga dulzura y de ti vénganos fuerza

para hablarte del destino que la Patria te encomienda.


Patria de eternas llanuras y de montañas eternas,

Patria de proceros ríos y de líricas palmeras,

Patria de fértiles valles y de inexploradas selvas,

Patria del Ávila en roca y de Caracas en seda,

Patria del Coquivacoa y de la Guayana intensa,

del Tacarigua plateado y de las andinas sierras,

del Orinoco sin bridas y de la Parima enhiesta,

la de Coro y de San Carlos y Cumaná la primera,

de Calabozo y Barinas con mujidoras dehesas,

de Guanare y Barcelona y Maracaibo y Valencia,

de Angostura hecha de oro y de Porlamar de perlas,

ciudades para la historia en la paz como en la guerra.


Señora del Coromoto, Patrona de Venezuela,

te va en nombre de la Patria esta ingenua voz poética,

y te dice en recio tono popular, Señora bella,
que la Patria de este canto no es una Patria cualquiera:

es la Patria de Bolívar, Padre de la Independencia,

la Patria de Sucre y Vargas, de Ribas y de Urdaneta,

del catire José Antonio el de la lanza perfecta,

del girondino Miranda el hombre de la Bandera,

de Eulalia Buroz la rubia y de la negra Matea.


Señora del Coromoto, Patrona de Venezuela,

la Patria de este romance no es una Patria cualquiera:

es la Patria del glorioso sabio don Andrés de América,

varón del civismo puro, jerarca de nuestras letras

con su Oración y su Silva cual dos encendidas teas,

la Patria de Sanz y Roscio con sus flores de elocuencia

y la de Simón Rodríguez el de la mano maestra,

la de Sanojo y su antorcha de Comentarios, la buena

Patria de Cecilio Acosta con su vida y sus poemas,

la de Maitín y Lozano, de Lamas y Landaeta,

de Teresita la magna, de Rojas y Michelena,
la Patria de Pancho Lazo el ángel de los poetas

y de Arturo Celestino el querubín de la Iglesia

con su voz de hierba y lluvia y con su nombre de estrella.


Señora del Coromoto, Patrona de Venezuela,

la Patria de este romance no es una Patria cualquiera:

es tu Patria, la más noble, es tu Patria, la más bella,

en Barquisimeto suaves crepúsculos de leyenda,

clavellinas en Aragua y frailejones en Mérida,

la grave Patria del Guácharo en la legendaria cueva,

la Patria de los Diablitos de Yare, la pintoresca

Patria feliz del joropo en la noche parrandera

y del merengue agridulce en barloventeñas tierras,

la Patria de Cantaclaro al pie del arpa apureña

y la del sin par Delpino en la Caracas chancera.


Señora del Coromoto, Patrona de Venezuela,

la de este ingenuo romance no es una Patria cualquiera:
cuida pues de ese tesoro que a tu cuido se encomienda

y jamás en él permitas ni la más pequeña mengua.

No dejes que manos turbias entren a saco en la huerta,

ni que las manos cobardes lo pongan todo a la inversa:

sobre la rosa la espina, sobre el alma la materia,

la sombra de la ignorancia sobre la luz de la idea,

sobre el orden la injusticia, sobre el derecho la fuerza.

No dejes, linda Señora, que se acumulen riquezas

mal habidas ni se cambie decoro por desvergüenza,

ni se caliente la fama con humo de pajas secas,

ni viles estupradores acaben con la inocencia,

ni rábulas ominosos la ruta del foro tuerzan,

ni pedagogos incultos echen a perder la escuela.


Cuida, Señora, las cosas que la explotación desmedra,

las minas y los ganados, el petróleo y las maderas,

y procura que estos dones de rica naturaleza

para los pueblos y campos en bienestar se conviertan.


Que no haya niños desnudos ni madres en la pobreza,

que no haya peste en los hatos ni gusano en sementeras,

que no haya bajo los puentes destartaladas viviendas,

que no haya jefes civiles exactores en aldeas,

que la gente cante el Himno y al viento ice la Bandera

con el corazón gozoso y la conciencia serena.

Y lo principal, Señora: que por doquier se mantengan

cerradas las ambiciones y las cárceles abiertas.


Así, Señora del Día, Luz del Sol, Señora Excelsa,

serás la mejor y linda Patrona de Venezuela,

que en tu gracia, verso y vida, no es una Patria cualquiera.

Nuevas y sorprendentes revelaciones en la Reliquia Imagen de la Virgen de Coromoto

Visita de SS el papa Juan Pablo II al Santuario Nacional Templo Votivo de Nuestra Señora de Coromoto

Video e historia de Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela, por Marianella Oráa

Cantos y videos dedicados a la Virgen María

Se ha producido un error en este gadget.